Noticias

Volver a Noticias

Principales tipos de aceite de oliva

El aceite: la importancia de la buena calidad de los alimentos en las franquicias de restauración de Grupo Restalia

La cultura gastronómica española es una de las más famosas a nivel mundial, la dieta mediterránea ha sido catalogada como una de las más saludables y la calidad de nuestros productos les convierte en auténticas joyas gastronómicas. Las frutas y verduras, el jamón serrano o el aceite de oliva son ingredientes a los que todos estamos acostumbrados, etiquetándose como gourmet más allá de nuestras fronteras. En nuestras franquicias de restauración sabemos que los mejores ingredientes son la condición fundamental para alcanzar el éxito y nosotros apostamos por los productos de la tierra, motivo que lleva a una mayor globalización de nuestras firmas en numerosos países.
El aceite de oliva es un producto altamente saludable que, en nuestras franquicias de restauración, nos permite conseguir las mejores elaboraciones gastronómicas y potenciar los sabores. Es uno de los ingredientes típicamente españoles, de hecho, somos el principal país exportador de este producto que en el extranjero se considera un lujo y alcanza precios desorbitados. Lo cierto es que existen muchos más tipos de aceite de los que imaginamos y, aunque notamos la variedad en su sabor, lo cierto es que no somos tan conscientes de la amplia tipología disponible en el mercado de este ingrediente líquido del color del oro.
Para ayudarte a diferenciar unas variedades de otras, desde Restalia queremos presentarte cuáles son los principales tipos de aceite y cuáles son las principales diferencias entre ellos.

Aceite de oliva

Es su variedad más económica, ya que mezcla el aceite de oliva virgen con aceite refinado. Este último es aquel que cuenta con un porcentaje de impurezas superior al 3,5% que hace necesario un procedimiento de refinado para conseguir que sea apto para el consumo humano. Con “impurezas” nos referimos principalmente a defectos en su aroma, sabor u otros factores que pueden influir en la calidad final del aceite. Al realizar la mezcla pierde parte de sus nutrientes esenciales.

Aceite de oliva virgen

Se cataloga así al aceite elaborado con un nivel inferior del 2% de acidez y que puede presentar defectos en su pureza, pero siempre por debajo del 3,5%. Su calidad es superior al caso anterior, lo que se hace palpable en su color y, sobre todo, en su sabor.

Aceite de oliva virgen extra

Se trata de la variedad más pura, sin ningún tipo de defecto durante el proceso de elaboración. Hablamos del aceite de mayor calidad con un sabor más intenso, la mejor opción para nuestra cocina.

Aceite de orujo de oliva

Para conseguir este producto se mezcla la pasta de la aceituna batida con aceite de oliva virgen. Todas estas cuestiones son etiquetadas por el Consejo Oleico Internacional, quien cataloga las impurezas que determinan la calidad final del producto.
Existen otros factores que pueden influir en sus atributos finales, como el tipo de aceituna con el que se elabora o la calidad de la cosecha, que siempre está expuesta a diferentes agentes externos, como las inclemencias del tiempo. Lo que queda claro, es que se trata de un ingrediente que aporta personalidad a las elaboraciones gastronómicas, un toque diferenciador que eleva a nuestra gastronomía a lo más alto del ranking mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.