Noticias

Volver a Noticias

La situación de las franquicias de restauración en España

El negocio de las franquicias  ha encontrado su hueco y ha experimentado una expansión continuada desde los años 80 en España, según se recoge en el informe ‘La Franquicia en España en 2016’, elaborado por la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) junto al Grupo Cooperativo Cajamar. En este sentido y analizando entre los años 2008 y 2015, el número de franquicias ha aumentado en 357 marcas (un 40,8% respecto del total), hasta alcanzar las 1.232 firmas existentes actualmente en nuestro país.
De este modo, las franquicias encarnan una gran fuerza económica en España. Según recoge la AEF, representan el 9% de las ventas minoristas, lo que ha influido para que hayan cerrado 2015 con un total de 26.482 millones de euros de facturación (2,3% más que el año anterior). También es significativo el hecho de que este tipo de negocios genera el 13,5% del empleo también en el área minorista, dando trabajo a 253.913 personas. Todo esto se registra en los casi 66.000 establecimientos repartidos por nuestra geografía; siendo Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía las autonomías con mayor concentración de franquicias.

Franquicias de restauración

Si nos centramos en el sector de las franquicias de restauración parece lógico que las que se enmarcan dentro de este triunfen entre el público del país en el que nació la cultura del tapeo. Por ello, esta área cuenta ya con 174 cadenas que han experimentado un crecimiento de su facturación en este último año. Según el informe de la AEF, las firmas de hostelería/fast food aumentaron su remesa en 38,3 millones de euros con respecto a 2014, mientras que las de hostelería/restaurantes/hoteles la incrementaron en 12,9 millones en el mismo periodo.
En cuanto al empleo, el sector de la restauración siempre ha sido un motor laboral en España. Así, el crecimiento de estas franquicias ha supuesto también un aumento de su fuerza de trabajo, hasta alcanzar los 29.271 empleados en las de hostelería/fast food y las 17.790 personas en hostelería/restaurantes/hoteles.

Franquicias de éxito

Aunque la crisis mermó la capacidad de consumo de los españoles, los últimos años han abierto la puerta al optimismo. Esto se evidencia en el estudio de The Ostelea Business School sobre el gasto en restauración en España, en el que se prevé que éste crezca hasta los 42.902 millones de euros en 2018; lo que podría repercutir positivamente en estas firmas.
Son negocios que triunfan entre los consumidores españoles, porque son los lugares ideales para disfrutar compartiendo comida con familia y amigos de manera casual y rápida. Por eso, estas franquicias son atrayentes para el público por su buena relación calidad-precio, su ubicación en zonas comerciales y porque cuentan con un horario más amplio que los restaurantes independientes. También cabe destacar como un factor importante para los clientes que, en los últimos años, se ha evidenciado una apuesta de estas cadenas por la innovación.
En cuanto a los inversores, éstos han visto las franquicias de restauración como una buena iniciativa, sobre todo, porque en la época de crisis éstas han ofrecido inversiones más ajustadas. Así, ante la difícil situación del mercado laboral, este tipo de negocio de restauración ha atraído a personas sin experiencia ni conocimientos especializados en el sector de restauración, pero que tenían ahorros para poder entrar en una aventura empresarial donde no son necesarios tanto tiempo y dinero. A esto se añade la seguridad que supone para ellos apostar por una marca ya reconocida para los consumidores, y el apoyo que les ofrece el grupo franquiciador a la hora de desarrollar su negocio.

Líder en franquicias de restauración

En este sentido, Restalia se ha convertido en la empresa líder por excelencia de franquicias de restauración tanto por su gran experiencia como franquiciadora durante quince años, como por sus conocimientos del sector en el que opera. Entre las claves de su éxito se pueden destacar: que cuenta con tres firmas muy reconocidas (100 Montaditos, Cervecería La Sureña y The Good Burger); que conoce los gustos de los clientes y satisface sus necesidades dentro de su apuesta por innovación en producto; y que ofrece a sus franquiciados un exhaustivo apoyo, con el portfolio de servicios más amplio del sector.
Las cadenas de franquicias se encuentran actualmente en un periodo de consolidación del crecimiento que han experimentado en estos últimos años. Precisamente, por la gran oferta de marcas de restauración, éstas tienen como reto de futuro el diferenciarse sin perder de vista las necesidades y preferencias del público. Además, para fortalecerse y seguir creciendo es crucial que atiendan a la responsabilidad que tienen con sus franquiciados, que actualicen y amplíen sus conocimientos sobre el sector de forma permanente, que sean más flexibles en su desarrollo y que den relevancia al valor que tiene su marca, entre otras cuestiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.