Noticias

Volver a Noticias

El maridaje de la cerveza: todo un arte

franquicia de cervecería

La base de toda experiencia gastronómica es hallar la combinación perfecta. Una auténtica explosión de sabor, que nos permita paladear con los cinco sentidos todos los matices de la comida y de la bebida. Es más habitual escuchar el concepto de maridaje haciendo referencia al vino, sin embargo, también existen muchos tipos de cerveza y elegir una u otra puede suponer una gran diferencia en la degustación de un mismo plato. Si estás pensando en montar una franquicia de cervecería deberás saber cómo maridar este brebaje delicioso para conseguir el equilibrio perfecto entre aromas y sabores.
La clave de un buen maridaje de cerveza está en respetar los productos que se van a degustar. Es decir, los sabores de la comida y la bebida no se deben solapar, sino todo lo contrario. La combinación adecuada potenciará el sabor de los productos, elevando a la excelencia la experiencia gastronómica. Desde Restalia te presentamos algunas nociones básicas para conseguir el maridaje perfecto.

  • Cervezas de trigo: Esta opción resulta más ácida, ya que su elaboración da como resultado bebidas más carbonatadas. Combinando a la perfección con aquellos alimentos más grasos como, por ejemplo, las cremas, los quesos y los mariscos.
  • Cervezas dobles o triples belgas: Se trata de un tipo de cerveza con mayor concentración de alcohol, una condición que permite maridar estas bebidas con pescados y carnes estofados. Casan a la perfección con los platos más sabrosos.
  • Cervezas Pale Ale: Sin duda, es el acompañamiento perfecto para la carne que se sirve poco hecha, como el entrecot o el solomillo. El sabor de estas cervezas neutraliza el gusto característico de la sangre, matizando el sabor de cada bocado.
  • Cervezas negras: Su gusto es bastante fuerte por lo que, en muchas ocasiones, el maridaje no resulta sencillo. Según su sabor puede combinar a la perfección con el chocolate, pero no siempre es así, a veces esta pareja puede resultar empalagosa. En cualquier caso, la cerveza negra se puede maridar con estofados y carne de presa.
  • Cervezas de fermentación espontánea: El matiz de estas cervezas es ligeramente ácido, casando a la perfección con casi todos los tipos de queso. Otra opción a tener en cuenta es maridarlas con ensaladas, sobre todo con aquellas que cuentan con un aliño fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.