Noticias

Volver a Noticias

En vacaciones cuida tu alimentación en las franquicias de Grupo Restalia

Estar de vacaciones no implica necesariamente comer mal, así que no busques excusas. Aunque comamos fuera durante unos días, por ejemplo en alguna franquicia, podemos hacer las cosas bien y dar con opciones saludables.

Obviamente, durante el tiempo de descanso no tenemos por qué ser tan estrictos ya que comer es en definitiva un placer. Pero tampoco nos podemos desmadrar porque al final, a la vuelta de las vacaciones, llegan las lamentaciones. Como decían los filósofos de la Antigua Grecia, la virtud está en el punto medio. En otras palabras, tenemos que saber conjugar el hecho de disfrutar con la comida con llevar una alimentación sana.

En verano es fundamental la hidratación. Seguro que no te estamos descubriendo nada nuevo si te decimos que lo mejor para calmar la sed es el agua. Intenta evitar el abuso de refrescos carbonatados y de zumos artificiales. Te sorprendería descubrir la cantidad de azúcar que contienen. En muchos de las franquicias de Restalia tienes a tu disposición una amplia carta de platos a base de verduras y vegetales, perfectos para mantener una hidratación adecuada. Lo ideal es consumir frutas y hortalizas al menos dos veces al día. Las cremas frías de verduras o los zumos y batidos naturales pueden ser la opción ideal. Ya como platos más consistentes perfectos para el verano tenemos por ejemplo el gazpacho, el salmorejo, el pisto y por descontado el inmenso abanico de ensaladas de las que podemos disfrutar durante los meses de calor. Date cuenta de que en verano sudamos más y de que tenemos que paliar esa pérdida de minerales. Las verduras nos aportan, además del agua y los minerales que perdemos por el sudor, fibra, hidratos de carbono, vitaminas y antioxidantes.

Normalmente, las personas que deciden abrir franquicias de restauración son conscientes de que es fundamental adaptarse a las nuevas tendencias de consumo y a los gustos cambiantes de los clientes. Por ejemplo, en lo relativo al pan. Durante el verano, si se van a ofrecer los clásicos bocadillos y sándwiches para llevar a la playa tendremos que incluir la opción de pan integral y con cereales ya que hay gente que está tratando de eliminar de su alimentación el pan blanco. En definitiva, hay que dar respuesta a esa tendencia. Sobre todo porque el pan integral aporta más fibra, vitaminas y minerales que el otro. El pescado tampoco puede faltar en los menús veraniegos. En resumen, en verano tenemos muchas opciones gastronómicas a nuestro alcance para seguir cuidando nuestra alimentación como el resto del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.