Noticias

Volver a Noticias

Restauración: la importancia de cuidar los pequeños detalles

Salir a comer o a cenar se ha convertido en toda una experiencia gastronómica. Es cierto que hasta no hace mucho tiempo lo más importante era el sabor y la calidad de la comida y no se valoraban, tanto, otras cuestiones como la apariencia del local donde degustarla. Evidentemente, el plato elegido va a tener más responsabilidad que otros factores en nuestra decisión de volver o no a un determinado restaurante. Sin embargo, si escoges la mejor franquicia del mundo en restauración para emprender un nuevo negocio deberás valorar el contenido, pero también, el continente.
Hablamos de pequeños detalles capaces de marcar la diferencia, el pequeño empujón que los usuarios necesitan para decidirse a volver a visitar nuestro establecimiento. Actualmente, hablamos de experiencia gastronómica y, precisamente, este concepto engloba por igual a todos los sentidos. No sólo al gusto, también al olfato, a la vista e, incluso, al tacto. Motivo por el que se vuelve mucho más relevante cuidar todos los detalles. La apariencia del local, la higiene, el olor o las texturas cobran vida y contribuyen a mejorar la satisfacción del cliente.
Una comida deliciosa resulta aún más apetitosa en un espacio cuidado con esmero, se trata de crear un ambiente agradable, donde se potencie cada uno de los bocados que nos llevamos a la boca. La decoración, la iluminación o los textiles son cuestiones clave para conseguir este objetivo. Así que la mano del chef continúa siendo el secreto del éxito de un determinado negocio de restauración, pero el diseño del interior del local también contará con un porcentaje elevado en la ecuación realizada para alcanzar la fama.
En Restalia cuidamos con mimo la imagen y el estilo de nuestras empresas de restauración, porque sabemos que se trata de un aspecto fundamental para diferenciarse de la competencia y trabajamos con el objetivo de que nuestros clientes se encuentren como en casa, disfrutando de platos de calidad, elaborados con los mejores ingredientes del mercado. Hemos podido comprobar que el entorno también forma parte de la experiencia de un comensal que acude a un restaurante para comer. Aspecto que interviene en su percepción final, resultando determinante para la fidelización del cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.