Noticias

Volver a Noticias

La historia de, la franquicia de cervecería 100 Montaditos y de Restalia, desde el principio: Capítulo 1.

La franquicia de cervecería 100 Montaditos es hoy una de las marcas más reconocidas en nuestro país y sus restaurantes se han convertido en parte del paisaje urbano de las grandes ciudades y los centros comerciales. Es realmente complicado encontrar a alguien que no haya visitado alguna vez una cervecería de 100 Montaditos, por lo que hoy es la principal cadena española de restauración, tuvo un origen humilde, que no todos conocen.

Comienzos de la cervecería

En el año 2000 y tras conocer desde dentro el mundo de la restauración organizada, un joven José María Fernández Capitán, puso en marcha un modesto negocio en un pequeño centro comercial de la playa de Islantilla, Huelva. Ese negocio, el primer 100 Montaditos, reunía con gran visión y olfato para el negocio, las claves de las principales tendencias del momento.
La piedra angular de la propuesta de la franquicia de cervecería 100 montaditos era: el Montadito, algo muy típico de Sur, pero aportándole la novedad de una variedad que nadie había ofrecido hasta el momento, 100 tipos diferentes, y el punto diferenciador del pan recién horneado, bajo pedido. Además, la sencillez del producto hacía que la operativa fuera rápida con poco personal y que la formación del mismo no fuera complicada. Estaba plantada la semilla de una de las marcas españolas más relevantes de los últimos años.
José María Fernandez Capitán, desde el inicio, supo escuchar e interpretar lo que querían los consumidores, por lo que rápidamente le ofreció a la cerveza el protagonismo que demandaban los clientes.
Además del montadito y su sencillez, y posteriormente la cerveza, Fernández Capitán añadió a sus franquicias de cervecería otras claves: eliminó el servicio en mesa que encarecía los costes de personal y ralentizaba el proceso; utilizó el monoprecio imitando las tan populares “tiendas de 100 pesetas” lo que simplificaba mucho el consumo para el cliente y le animaba a consumir con menor preocupación y añadió una forma original y divertida de realizar los pedidos, a través de la megafonía, que al tiempo que resultaba atractiva para el cliente, contribuía a dinamizar el autorservicio.

Inicios de 100 montaditos como franquicia de cervecería

Una idea sencilla que cautivó tanto a los clientes como a proveedores como Cruzcampo, la marca de cervezas que se servía, igual que ahora, en el primer 100 Montaditos. Fue entonces cuando 100 Montaditos se consagró a la cerveza como bebida estrella y cuando el fundador supo que tenía entre las manos un concepto de éxito y que además era replicable y escalable, por lo que enseguida vio en la franquicia la fórmula óptima de crecimiento.
En 2001 se abrió la primera franquicia de cervecería de 100 montaditos en Mérida y a partir de ahí, la marca ha escrito la historia reciente de la restauración en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.