Noticias

Volver a Noticias

Franquicias y Emprendedores

Los emprendedores son el motor económico de un país. En España no se hablaba mucho de ellos hasta que comenzó la crisis, cuando muchos se dieron cuenta de lo complicado que es arriesgarse a abrir un negocio que genere puestos de trabajo y, sobre todo, de lo importante que es.
En un país que hasta no hace mucho tiempo se nos acusaba de querer ser todos funcionarios, hemos aprendido en poco tiempo que no podremos recuperarnos sin un buen número de emprendedores atrevidos que estén dispuestos a arriesgarse para tener un medio de vida, conseguir un beneficio y además generar riqueza para terceros. La principal ventaja es que cualquiera puede ser emprendedor siempre y cuando tenga ganas y pasión por algo.
De hecho, según la Asociación de Trabajadores Autónomos se estima que el año 2015 terminará con 120.000 autónomos más registrados en la Seguridad Social, a finales del primer semestre se han registrado 31.729 autónomos nuevos. Y según los últimos datos que ha ofrecido esta asociación, los autónomos están generando cada vez más puestos de trabajo, con una creación en los seis primeros meses del año de 72.542 puestos de trabajo asalariados, un aumento del 8,6% con respecto a los datos del año anterior.
Los datos son muy esperanzadores ya que no solo crece el número de autónomos y el número de autónomos con algún empleado, si no que el perfil que más crece es el emprendedor autónomo con cinco o más empleados, con un aumento del 16,3% frente a datos de 2014. En definitiva, uno de cada tres empleos generados en los seis primeros meses de 2015 ha sido creado por un trabajador autónomo.
Entre todos estos emprendedores que están ayudando al crecimiento del país hay muchos que han decidido emprender abriendo una franquicia. Las franquicias han sido también un apoyo importante para los emprendedores, ya que proporcionan un respaldo y una seguridad de la que se carece cuando se abre un negocio sin otra ayuda que una idea y una inversión adecuada. Sobre todo durante los años en que la crisis ha sido más dura el hecho de poder abrir un negocio con un reconocimiento ya consolidado por parte del gran público ha sido una gran ayuda para los emprendedores. Las franquicias son, por lo tanto, una de las formas más seguras de emprender.
Para poder abrir una franquicia es necesario que el emprendedor pague un canon que le da derecho a utilizar la marca franquiciada y a obtener beneficios por su explotación. A pesar de esta inversión abrir una franquicia supone un riesgo menor en la inversión y permite contar con un plan bastante acertado de los gastos anuales que generará el negocio, ya que se trata de un negocio con experiencia y que ya han puesto en marcha otros emprendedores.
Otro de los aspectos ventajosos de abrir una franquicia es que podemos estudiarla antes de decidirnos a cerrar un contrato con ella. Antes de tomar la decisión final podemos estudiar cómo reacciona la gente ante ella, el tipo de negocio que genera e incluso revisar las cuentas que estén disponibles para consultas. La experiencia de otros franquiciados también puede ayudarnos antes de tomar una decisión.
El mejor consejo, elegir una franquicia reconocida y que ya haya demostrado que gusta al público y que puede generar beneficios. El riesgo siempre existe, pero en estos casos es mucho menor.
Franquicias y emprendedores se entienden bien. La seguridad de una franquicia encaja bien con la valentía de los emprendedores, logrando negocios de éxito.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.