Noticias

Volver a Noticias

Las franquicias son una de las mejores formas de emprender

Muchos emprendedores han encontrado en las franquicias una de las mejores formas de salir de la crisis. Para muchas personas que no ven factible montar un negocio sin ningún respaldo más que sus ideas y algunos ahorros las franquicias son una de las mejores formas de emprender. Gracias a una franquicia, el emprendedor tiene a su disposición una infraestructura, una forma de hacer las cosas contrastada, una marca reconocida  y una publicidad con la que no contaría si decidiera montar un negocio por sí mismo.

Gracias al modelo de franquicia el emprendedor puede ser dueño de su propio negocio y trabajar para sí mismo. Las franquicias una de las mejores formas de emprender son perfectas para aquellos que carezcan de experiencia o muchos conocimientos financieros o de gestión, ya que una franquicia permite abrir un negocio con una estructura ya montada y con estudios de mercado ya realizados, con precios de coste optimizados, con desarrollo de producto…Además, el hecho de pertenecer a una franquicia ofrece la oportunidad de formarse de forma continua, de acceder al conocimiento que otras personas han obtenido gracias a la experiencia y se evita cometer errores que ya han cometido otros.

Actualmente son muchas las compañías que han elegido la franquicia como forma de crecimiento y muchas las personas que han elegido este modelo como fórmula de emprendimiento. Según datos de infofranquicias, el de la alimentación es el sector que cuenta con el mayor número de centros franquiciados, con 5.239. Le siguen el sector de la moda y las cafeterías y heladerías, con 4.898 y 4.461 centros respectivamente.

Durante el año 2014 las franquicias han visto aumentar su volumen de negocio en todos los casos, siendo las franquicias españolas las que más cuota de negocio han encontrado. Según estadísticas de mundofranquicia, el 85% de las franquicias consolidadas en España son españolas.

Un 9,3% del comercio minorista en España está representado por las franquicias, este porcentaje se traduce en un volumen de 20.066 millones de euros de facturación en 2014, un 1.8% más que el año anterior. Si nos fijamos en el número de centros, las franquicias crecen un 5% con respecto al año 2013, con 7.339 nuevos puntos de venta.

Los datos de los centros franquiciados en cuanto a empleo son también muy alentadores, a finales de 2014 las franquicias empleaban a 213.000 personas, lo que supone un 13,4% de la tasa total de ocupación de negocios minoristas. Los sectores que más empleo y facturación generaron en el año 2014 fueron el sector servicios, el sector retail y el sector de la restauración. A mayor volumen de negocio, mayor facturación y, por lo tanto, mayor número de trabajadores empleados.

Abrir una franquicia, es sencillo con el respaldo de la franquiciadora, pero el éxito en gran medida depende del buen hacer del franquiciado y del respeto de los parámetros de la marca franquiciada.

Las condiciones para abrir una franquicia varían en función de la marca, pero podemos hablar de una inversión media de 68.900€. También es necesario tener en cuenta la ubicación en la que se quiere abrir una franquicia. Como ya hemos comentado anteriormente el hecho de abrir un negocio de franquicia da ciertas garantías de éxito al emprendedor gracias a los estudios de mercado ya realizados, la experiencia compartida, el conocimiento del sector y una labor publicitaria muy avanzada, pero la elección de la ubicación es clave para garantizar el buen funcionamiento del negocio, no sólo en términos de localidad, sino también de calles o barrios. Lo ideal es que sea la propia franquiciadora quien asesore al franquiciado para conseguir la mejor ubicación.

Teniendo todos estos datos en cuenta, podemos llegar a la conclusión de que son muchas las oportunidades de negocio que se abren ante los emprendedores con ganas de trabajar, salir adelante y crear nuevos puestos de trabajo. Pero hay un aspecto importante que todo emprendedor que quiera abrir un centro de franquicia debe tener en cuenta, las franquicias deben cuidar su imagen de marca y, por lo tanto, se deben cumplir ciertos estándares de calidad y cumplir con las normas de imagen y atención al cliente que cada franquicia quiera establecer para mantenerla y que son la clave de su éxito. Aquellos emprendedores que no estén dispuestos a hacer ciertas concesiones y quieran mantener una línea de negocio definida completamente por ellos mismos deberían plantearse la posibilidad de abrir su propio negocio, sin contar con las ventajas que ofrece el respaldo de una franquicia consolidada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.