Noticias

Volver a Noticias

Cómo encontrar la mejor ubicación para tu franquicia

Es bastante habitual escuchar eso de que “el éxito de este local es su ubicación”. Y es que a nadie se le escapa la importancia que tiene para un negocio situarse en una zona estratégica para llegar al público de la manera más acertada posible. No siempre se da con la zona perfecta, pero aquí te damos algunas de las claves para que puedas encontrar la mejor ubicación para tu franquicia.
Una vez tenemos claros el “qué” –el producto–, el “cómo” –la forma de venderlo- y el “a quién” –nuestro público objetivo-, lo más importante es que nos centremos en el “dónde”. La ubicación es vital para que un negocio salga adelante y, sobre todo, para apuntalar su éxito. De nada sirve montar un restaurante que ofrezca un servicio de gran calidad si lo ubicamos en una zona poco transitada o ampliamente desconocida.
Hay que estar cerca del público. Cuántos casos se han dado de negocios que, recién inaugurados, parecían tener un futuro más que prometedor, con un producto novedoso y de gran calidad, una imagen fresca y atractiva, un equipo de trabajadores altamente cualificado y un magnífico trato al cliente. Pero… pasa un tiempo y tienen que bajar la persiana de manera indefinida por falta de clientela. El problema, en la mayoría de los casos, suele ser que tomaron una mala decisión a la hora de ubicarse.
Y es que elegir una buena ubicación no es baladí. Depende de muchos factores, pero sobre todo hay que tener en cuenta los siguientes:

Zona geográfica

En la mayoría de los casos, abrir una franquicia en una u otra zona depende de la matriz, ya que muchos negocios requieren de un mínimo de habitantes en la localidad. No todas las poblaciones cumplen ese requisito, por lo que lo primero que hay que conocer son las condiciones de la enseña con la que queremos trabajar.

Visibilidad

Parece muy evidente, pero a menudo nos olvidamos de ello. No es lo mismo que te vea mucha gente a que no te vea apenas nadie. No es lo mismo estar en la plaza de la ciudad que en las afueras. Está claro que un local en el centro va a ser mucho más caro que cualquier otro en barrios de la periferia o en calles menos transitadas, pero la experiencia con enseñas de éxito probado deja claro que esa inversión de más en el alquiler –o compra- del local termina siendo rentable a los pocos meses.

Accesibilidad

Si para llegar a nuestro local, el cliente tiene que escalar montañas, cruzar ríos y atravesar bosques, está claro que pocas veces repetirá (por bueno que sea lo que le ofrecemos). Hay que intentar ser lo más accesible posible, que la gente pueda llegar con facilidad a nuestro establecimiento y que éste tenga servicios cercanos en pro de la comodidad, como aparcamientos o calles amplias y cómodas de transitar, a las que puedan acceder todo tipo de vehículos y personas.

Competencia

No subestimes a la competencia. Al contrario, tenla muy en cuenta. Si tu negocio vende productos similares a los que ofrecen los negocios que están ubicados en la misma zona, ten claro que no te va a ser fácil despuntar. Intenta no ubicarte justo enfrente de tu competidor más directo; por lo menos, no al principio de tu andadura. Primero, date a conocer, ofrece un valor añadido y fideliza a tu público.

El cliente siempre tiene la razón

Es uno de los pilares del marketing: conocer al cliente. Cuanto más sepamos de él, más podremos acercarnos a sus preferencias para fidelizarlo. Escúchalo, haz caso a sus peticiones y recomendaciones, nunca descuides su opinión y ponle las cosas fáciles. Tener al cliente presente en cada paso es una garantía de éxito asegurado.
Pero, sobre todo, ten en cuenta que no existe el sitio perfecto. Cada negocio requiere de un tipo de ubicación diferente y no siempre es fácil acertar a la primera. Déjate asesorar por los expertos de la franquicia que hayas elegido, porque su experiencia va a ser tu mejor aliado para hacer despegar tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.