Noticias

Volver a Noticias

4 errores que debes evitar en la gestión de tu franquicia

Está claro que la apertura de un nuevo negocio siempre es motivo de alegría, los inversores abren sus establecimientos cargados de ilusión ante la nueva andadura profesional que están a punto de comenzar. Pero, incluso cuando ponen todo de su parte, pueden cometer algunos errores que supongan una traba en su camino, fallos capaces de tambalear todo aquello por lo que han luchado. Desde nuestra experiencia, como franquicias de hamburguesas en España, queremos destacar que apostar por este tipo de negocio siempre es beneficioso. El franquiciado siempre estará asesorado y respaldado por una gran compañía que le ayudará en todo lo posible para que alcance el éxito esperado.
Sin embargo, un grupo de franquicias no está presente en el día al día del negocio. La gestión del mismo debe realizarse de forma adecuada y responsable, factor determinante para alcanzar los objetivos y para consolidarse como establecimiento de referencia. En Restalia queremos señalar algunos de los errores más frecuentes de los nuevos franquiciados, fallos que pueden condenar, irremediablemente, un determinado proyecto al fracaso.

  1. No conocer de forma adecuada el sistema de funcionamiento de la franquicia seleccionada. Antes de lanzarse a una nueva aventura empresarial es necesario investigar un poco, cuando nos decantamos por una idea de negocio concreta debemos profundizar sobre los entresijos de esa franquicia. Involucrarnos con su línea empresarial, acercarnos a sus valores y conocer el funcionamiento interno para su tipo de actividad profesional. Esta información es muy importante antes de firmar el contrato, ya que en el mismo se recoge el compromiso del franquiciado para respetar los métodos establecidos por la franquicia.
  2. No adaptarse a las características del sector. Apostar por un negocio franquiciado siempre supone ciertas garantías, no ese trata de empezar de cero, porque desde la entidad nos aportarán formación, asesoramiento e información de interés para la gestión del negocio. Sin embargo, antes de lanzarse a la piscina conviene investigar sobre el sector en el que nos vamos a embarcar. Una costumbre que no deberás abandonar tras abrir tu establecimiento, seguir las noticias y la actualidad del sector puede ayudarte a avanzar y a mejorar tu experiencia empresarial.
  3. No respetar los manuales de la franquicia. Como ya hemos visto, se trata de un requisito indispensable. La franquicia pone a disposición del franquiciado todo lo necesario para comenzar su propio camino con buen pie. Pero, sobre todo en las franquicias de restauración, existen algunos parámetros que es necesario respetar. Por ejemplo, las recetas, con unos ingredientes determinados y en la cantidad adecuada, variar el modo de elaboración puede suponer una merma para la calidad del producto y, en consecuencia, de la imagen de la compañía.
  4. Querer abrir antes de tiempo. Las prisas nunca son buenas consejeras, es normal querer abrir cuanto antes con el objetivo de amortizar la inversión lo antes posible. Pero, casi siempre es mejor opción esperar a que todo esté perfecto para que no haya ningún problema. La primera imagen siempre es importante y debemos trabajar por la fidelización del cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.